Internet tiene suficiente resistencia para soportar el coronavirus, aunque hay un pero Thumbnail
‹ Atrás
Medición de Internet 13 mayo 2020

Internet tiene suficiente resistencia para soportar el coronavirus, aunque hay un pero

David Belson
Por David BelsonFormer Senior Director, Internet Research and Analysis

Cuando a principios de este año la COVID-19 empezó a dominar nuestras vidas, el mundo se metió en Internet. Este cambio repentino a la enseñanza a distancia, a trabajar desde casa y al confinamiento de las familias provocó un aumento en la demanda de las comunicaciones telemáticas, lo que generó una carga adicional en plataformas de Internet como Zoom, Netflix y herramientas educativas como Kahoot. Se produjo un aumento considerable del tráfico en los proveedores de red.

Ante un panorama con millones de llamadas diarias en Zoom y atracones interminables de Netflix, muchos se preguntaron si Internet sería capaz de soportar la tensión de un crecimiento tan rápido del tráfico y de la latencia. ¿Provocaría una caída catastrófica de Internet? Entonces nuestra respuesta fue: probablemente no.

¿Pero teníamos razón? Ahora que ya hace más de un mes que el mundo está con órdenes de cierres y confinamiento en casa, con un crecimiento en el uso de plataformas de aplicaciones, consumo de contenidos telemáticos y tráfico de Internet en general, podemos decir:

No, el aumento del uso de Internet no provocará una caída catastrófica de Internet”.

Como se esperaba, Internet ha sido resistente. No existe un solo “Internet” que se caiga catastróficamente gracias a su arquitectura fundacional de “red de redes”.

Esta arquitectura significa que todos los participantes interconectados cumplen una función para mantener la resistencia de Internet:

  • Los proveedores de red con abonados («último tramo»), incluidas las redes comunitarias
  • Proveedores de red troncal
  • Puntos de Intercambio de Internet (IXP)
  • Redes de distribución de contenidos (CDN)
  • Plataformas de aplicaciones y proveedores de contenido

Todas las llamadas de Zoom, vídeos de Netflix y exámenes de Kahoot confían en que esta arquitectura funcione como es debido.

Sin embargo, durante estos dos últimos meses sí que se ha producido un fallo garrafal: el garrafal fallo de ampliar y facilitar el acceso a la conectividad de banda ancha de «último tramo».

Por no hablar de la brecha que se ha puesto de manifiesto en los países desarrollados, donde el acceso a Internet es todavía más limitado o ni siquiera existe. Esta brecha digital de último tramo ha dado pie a conexiones a Internet que se esfuerzan por posibilitar videoconferencias profesionales, herramientas educativas audiovisuales o transmisión de vídeos, sobre todo cuando se utilizan simultáneamente. Los estudiantes que no tienen una conexión a Internet en casa tienen que sentarse fuera de los colegios o bibliotecas, para usar la conexión wifi y hacer los deberes.

En próximas publicaciones del blog, analizaremos algunas observaciones, mediciones y estadísticas de todo el sector para examinar las tendencias apreciadas por los participantes mencionados anteriormente y veremos cómo están haciendo frente al aumento del uso. También veremos qué están haciendo algunos países del mundo para reconocer la importancia de disponer de acceso a Internet de forma asequible y las iniciativas que se están poniendo en marcha para cerrar la brecha digital.

Sigue informándote sobre Internet Society y los proyectos del Plan de Acción 2020 y participa .


Imagen de Chris Montgomery vía Unsplash

‹ Atrás

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y pueden o no reflejar las posiciones oficiales de Internet Society.

Únase a la conversación con miembros de Internet Society alrededor del mundo